Doble limpieza facial: Qué es y por qué deberías hacerla

Ritual de doble limpieza facial GRISI

En qué consiste, cuándo, cómo debes realizarla y por qué

 

Es la nueva moda, marca tendencia en las rutinas de belleza y seguramente, ya lo hacíais en casa; limpiar el rostro varias veces con diferentes productos hasta eliminar todo rastro de suciedad, para luego hidratar con tus productos habituales.

 
Esta doble limpieza facial se considera importantísima para el cuidado de la piel por la noche. La clave de todo tratamiento, ya sea antimanchas, antiedad, antiacné, es una buena limpieza, así como utilizar fotoprotector solar todo el año. Con la doble limpieza aseguras una mejor absorción/eficacia de las cremas o serums que apliques después. Pero…

¿Por qué ahora esta preocupación por la doble limpieza facial?

¿De verdad merece la pena? ¿Tienes tiempo para incluir un paso más en tu rutina?

 

Sólo necesitas:

– Toallita limpiadora
– Agua Micelar de Aloe Vera con Hamamelis
– Dermojabón limpiador (a elección según tu tipo de piel)

¿Cuándo se recomienda realizar la doble limpieza facial?

En todo momento hablaríamos de una rutina para realizar sobre todo por la noche, pero puedes utilizar el primero de estos pasos, nada más llegar a casa para eliminar la suciedad/grasa provocada por la mascarilla. (Efecto del que hablamos en este post dedicado al #maskne )

Es importante la creación de hábitos para el cuidado del rostro a diario, si luego queremos ver resultados óptimos en los tratamientos seguidos.
 

Primer paso

Retirar el maquillaje, la crema solar, contaminación o simplemente las impurezas de tu rostro con un limpiador y una toallita de algodón reutilizable o disco (ya que es algo que se hace a diario, qué mejor que utilizar la alternativa más eco). Para ello utilizaremos un limpiador en base agua como el Agua Micelar de Aloe Vera y Hamamelis (Ver en nuestra Tienda Online).

Formulado para todo tipo de pieles, incluyendo las más sensibles. Ya que no contiene perfumes, no escuece en los ojos, contiene Hamamelis como activo calmante y su exquisita formulación, la hace perfecta para atrapar la suciedad del rostro y mantenerlo hidratado gracias al aloe. Es perfecta tanto para una piel sensible/seca o atópica como para una piel grasa con acné. Agua Micelar
 

Segundo paso

Aquí es donde introducimos el siguiente producto: Un dermojabón, también para aclarar con agua, y como hemos comentado, a elección según necesidades de tu tipo de piel. Al frotar suavemente el jabón sobre nuestra piel, o incluso sobre la misma toallita, para luego aplicarlo sobre el rostro, nos aseguramos de que toda la suciedad atrapada por las micelas del anterior producto, queden eliminadas del rostro. Haciendo hincapié en las zonas más complicadas (zona T, barbilla…)
 

Dermojabon aloe vera
 

En nuestro apartado de Dermojabones (Ver en nuestra Tienda Online),tienes 10 diferentes
Elige el que mejor se adapte a tu tipo de piel y problema asociado (acné, alergia, manchas, sequedad…). 

 

Consejo:

Como bien hemos comentado anteriormente, si no vas a salir de casa lo que queda de día, aprovecha y realiza el primero de los pasos, y termina la doble limpieza facial antes de acostarte. Por la mañana podrías perfectamente realizar la misma rutina de limpieza, puesto que la piel expulsa grasa y otras impurezas mientras se renueva al dormir, por lo que no vendría mal, pero si eres de las perezosas, enjabona el rostro directamente con agua y el dermojabón elegido, será más que suficiente para luego aplicar tu rutina hidratante.

Esta nueva rutina, tendencia como siempre de los rituales de belleza coreanos, es muy importante para el cuidado diario de la piel, sobre todo si te maquillas a diario, si fumas, si tienes barba … Una higiene y un ritual de cuidado diario junto con unos hábitos saludables, son la base del bienestar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.