LA PLANTA.

Planta perteneciente a la familia de las Liliáceas, emparentada con el ajo y la cebolla (de reconocidas acciones terapéuticas), La variedad más apreciada por sus propiedades es la Mexicana (Sábila) Las hojas son carnosas, gruesas y afiladas, donde se esconde el preciado gel.

 

ACERCA DE SU ORIGEN.

El origen de la planta se cree que es del sur de África, civilizaciones como la egipcia, babilónica, griega, romana y árabe hacen mención a esta planta en remedios curativos. Los pueblos nómadas siempre la llevaban consigo y si se asentaban temporalmente la plantaban. En la India, China y Japón también ha sido utilizada para aliviar dolencias. En la actualidad el reconocimiento se ha producido de una forma gradual debido a su gran poder hidratante y de regeneración celular.

 

PROPIEDADES PRINCIPALES.

Las propiedades más generalizadas y reconocidas que el Aloe Vera tiene, son sus notables efectos de cicatrización rápida en pequeñas heridas, cortaduras y quemaduras, y al mismo tiempo alivian las molestias asociadas a dichas lesiones. Actúa como agente antiinflamatorio, suavizante e hidratante profundo. Por su contenido en vitaminas, minerales, oligoelementos y sustancias esenciales, su ingesta puede llegar a desempeñar, un importante papel como complemento nutricional.

 

USO INTERNO.

Zumos, geles y tabletas de Aloe Vera que son utilizados para artritis, úlceras de estomago, proporcionan energía y vitalidad. También se toma ocasionalmente para superar la indigestión y el estreñimiento. En general, tomado diáriamente es un excelente protector del organismo.

 

USO EXTERNO.

También llamado Uso Cosmético. El Aloe Vera ha sugerido todo un mundo de productos de alta cosmética que contienen el gel de la planta, como champús, acondicionadores, cremas, leches corporales, geles, jabones…